el CAOS

Reflexiones de una vida (I)

No soy un periodista vocacional. Lo reconozco. De pequeño sabía que mi profesión debía estar relacionada con el mundo de la música o con las bellas artes o con las relaciones públicas o con la Literatura. Pero nunca me decanté enteramente por los medios de comunicación. Siempre me gustó escribir y, sobre todo, decirle a la gente de mi alrededor lo que pensaba acerca de un tema. Además, he tratado de hacer cada día algo distinto, propósito difícil de cumplir conociendo los vientos que corren durante los últimos años. Deseé siempre poder inculcar mi afán por aprender y viajar en el oficio que al final me procurase el destino. Quizá el Periodismo cumpla con la mayoría de estas expectativas o, al menos, eso quiero creer.

Sin embargo, no todo era como yo me esperaba. Quién sabe. Nadie de las personas que me rodean aspira a obtener un Premio Pulitzer pero sí, al menos, ser feliz con su trabajo y, aunque parezca una tontería, poder vivir dignamente de él. Al final, todo es lo mismo, todo es siempre igual. Acude a una rueda de prensa, cúbrela, edítala o monta la pieza para un informativo. Un día. Dos días. Tres días. Así hasta aburrirse. Copia las declaraciones de un señor al que tu mayor interés respecto a él es...es...nada y hazlo como si parezca importante. Busca las reacciones políticas a raíz de un determinado tema y vete a casa exhausto pensando que has hecho lo que debías.

Todo esto tiene un nombre: RP, es decir, Rutinas Periodísticas. Lo peor es que es una profesión tan sumamente competitiva, llena de complicaciones, sin horarios, bajo el mando de los directores o jefes se sección que pocas veces te dejan hacer lo que crees que es lo más oportuno. Para ello tendría que ser un profesional importante. Tal vez es cuestión de tiempo el adquirir prestigio, profesionalidad y eficiencia suficiente como para que nadie dentro de la empresa cuestionasen si es correcta tu actitud.

Pero no quiero ser tan drástico en mis planteamientos. Sigamos... Lo que sí me llama la atención es que la mayoría de estudiantes que deciden estudiar Periodismo creen que llegarán a ejercer la profesión en un conflicto bélico o que descubrirán un nuevo Caso Watergate. Se equivocan. Sólo un pequeño tanto por ciento se dedicará de lleno como periodista, el resto...el resto ni se sabe dónde acabarán. Pero no importa, porque su inclusión en este oficio podría enturbiar el poco prestigio que ya queda. Es así. No todos estamos capacitados para trabajar en esto. No simplemente hay que ir a una rueda de prensa y cubrirla. Por suerte o por desgracia, eso lo sabe hacer cualquiera (¿no?). Pero un periodista es algo más. Es un servicio público. Es el defensor de las causas sociales. Es el puente entre la clase dirigente y el pueblo. Es el cauce para el entretenimiento. Bueno...ya saben a qué me refiero.
José M. Sánchez "Daze"

6 Comments:

  • Y ud. caballero tiene la mente fría y el corazón caliente, me parece. Saludos. Y no necesitamos más periodistas si no gente como usted.

    By Blogger Aniuxa, at 4/24/2006 03:23:00 a. m.  

  • Comparto tu desazón, compañero. El Periodismo termina defraudando, pero no tanto por la rutina, que un buen profesional sabe cómo capearla intentando mejorar a diario su trabajo al hacerlo más creativo, sino por los malos rollos extraperiodísticos que apuntabas: "(...) profesión tan sumamente comentitiva, llena de complicaciones (...)". A esos males, yo añadaría otro: el exceso de vanidad. Yo también escribí hace ya tiempo sobre las vergüenzas de la profesión en un artículo. Eso sí, pese a los sinsabores, nunca me he arrepentido de haber elegido esta profesión, bonita como ninguna otra si se ejerce desde el rigor y la honestidad.

    By Blogger Matias, at 4/24/2006 05:55:00 p. m.  

  • La verdad que yo me considero un usuario, si se puede decir así, de noticias. Porque tengo el telediario de al medio dia, el 20 minutos ... si lo pillo. E internet, que de vez en cuando miro algo.
    Pero creo que más me gusta son las noticias de opinión que las actualizadas al momento.
    Pero más que nada soy cómodo.
    Lo siento si me desviao del post.
    Por cierto daze, haber si me dices, por correo si quieres donde escribes

    By Blogger lujuria, at 4/24/2006 11:23:00 p. m.  

  • Gracias por tu comentario (el primero por cierto, en mi blog).

    Ojalá y podamos platicar después. Te dejo mi correo por si utilizas el MSN Messenger.

    niger.regin@gmail.com

    Saludos!

    By Anonymous Ducel, at 4/25/2006 12:41:00 a. m.  

  • En 1º de carrera tuve un profesor que nos dijo que con esa edad todos teníamos en "Síndrome Wasintón", que precisamente es lo que tú señalas; todos pensábamos que íbamos a ser corresponsales de guerra o enviados especiales a Washington, pero decía que al final todos estaríamos unos años en una cadena o periódico local puteados cobrando 3 duros y cubriendo ruedas de prensa del político mediocre de turno mientras tu jefe inútil te sangra para acabar tirando la toalla y montando un bar o currando de teleoperadores con un horario y un sueldo más elevados. Al día siguiente del discurso de este profesor, unas 10 personas abandonaron la carrera.

    By Blogger manuespada, at 4/26/2006 10:59:00 a. m.  

  • vivir dignamente..... en todo sentido.... siempre pendientes de miles de pequeños problemas.... llegare al fin siendo feliz por lo que hice?

    By Blogger Eugenia, at 4/28/2006 03:36:00 a. m.  

Publicar un comentario

<< Home